Cuidado de una Mascota: Enseñando a los Niños sobre la Responsabilidad

Las mascotas en el aula estimulan el aprendizaje ¡Los animales en el aula son recursos maravillosos para que los maestros hagan divertido el aprendizaje en todas las materias!

LAS MASCOTAS BRINDAN TANTAS FORMAS DE APRENDER
Ya se trate de Matemáticas (“¿Cuánto pesa un hamster?”) o Ciencias, (“¿Qué come una serpiente?”) Geografía (“¿De qué parte del mundo provienen los hurones?”) o Gramática (“¿Qué palabras tendríamos que utilizar para describir un Goldfish? “) los estudiantes se acercarán al aprendizaje de todas estas materias con un nuevo entusiasmo e interés. En otras clases pueden incluso visitar a las mascotas de tu clase y tus alumnos pueden crear presentaciones especiales sobre los animales.

LAS MASCOTAS ENRIQUECEN LA EXPERIENCIA EN EL AULA

  • Incluso los niños sin exposición a los animales o la naturaleza en su entorno familiar pueden ver, sentir, tocar y hacer conexiones con el amplio mundo de los animales.
  • bservar y cuidar un animal infunde un sentido de responsabilidad y respeto por la vida.
  • Una mascota aumenta la sensibilidad y la conciencia de los sentimientos y las necesidades de los demás, tanto animales como humanos.
  • Los niños aprenden que todos los seres vivos necesitan más que solo comida y agua para sobrevivir.
  • Los estudiantes verán directamente cómo su comportamiento y acciones afectan a los demás.
  • Los estudios muestran que la presencia de animales tiende a disminuir la tensión en el aula.

LA SALUD, LA EDUCACIÓN Y EL BIENESTAR DE UN NIÑO
El cuidado de mascotas en el aula es una forma de mejorar la asistencia escolar y enseñarles a los niños sobre la responsabilidad.

SALUD Y EDUCACIÓN
Es oficial. Los estudios demuestran que los niños de familias con mascotas están mejor equipados para combatir las infecciones que los niños de hogares que no las poseen, y muestran niveles significativamente más altos de rendimiento del sistema inmunológico. Cuando ambos registros de asistencia escolar se compararon, los investigadores descubrieron que los niños con mascotas promediaban más días en la escuela cada año que sus contrapartes sin mascotas.

BIENESTAR
El estudio también mostró que los niños recurren a sus mascotas para el bienestar emocional, con el 40% de los niños eligiendo compañía de mascotas cuando se sienten mal. También se encontró que los niños buscaban a sus mascotas cuando se sentían cansados, molestos, asustados o solos, y el 53% de los encuestados dijeron que les gustaba hacer los deberes con las mascotas cerca. “Estar cerca de los animales es extremadamente bueno para los niños”, dice el Dr. Harvey Markovitch, pediatra y editor de Archivos de Enfermedades en la Infancia. “Son buenos para la moral y les enseñan a los niños sobre las relaciones y sobre las necesidades de otro ser vivo: aprender a cuidar una mascota les ayuda a aprender cómo cuidar a las personas”.

Los estudios también demuestran que cuidar a las mascotas ayuda a mejorar la asistencia a la escuela y a enseñarles a los niños sobre la responsabilidad.

Niños y Mascotas – ¡una combinación ganadora!

LAS MASCOTAS FOMENTAN LA CRIANZA
A nadie le gusta que le traten bruscamente. Los niños pronto aprenden que si desean que el gato de la familia les agrade y les tenga confianza, deberán tratarla con cuidado y amabilidad. Este tipo de entrenamiento beneficia a todos los niños, pero es especialmente importante para los niños pequeños que a menudo no tienen la oportunidad en nuestra sociedad de practicar las habilidades de nutrición como lo hacen las niñas.

LAS MASCOTAS CONSTRUYEN LA AUTOESTIMA
Ayudar a cuidar a una mascota le da al niño un sentido de orgullo y logro, especialmente si el animal puede devolverle el afecto. Shari Young Kuchenbecker, Ph.D., psicóloga de investigación en Loyola Marymount University en Los Ángeles, dice: “El niño que cuida a una mascota sabe que lo que hace importa, y por eso querrá hacer más de eso. Mientras más alimente, pasee o se una emocionalmente con la mascota, más seguro se sentirá”. De hecho, los estudios realizados por el Waltham Center han demostrado que los niños con mascotas tienen niveles más altos de autoestima que aquellos sin mascotas.

LAS MASCOTAS ENSEÑAN RESPONSABILIDAD
Incluso un niño pequeño puede comenzar a aprender a cuidar las necesidades de otro ser vivo. Ya sea para ayudar a vaciar una taza de galletas en el bol del conejo o para llenar la botella de agua del hámster, nunca es demasiado temprano para comenzar a enseñar a los niños el cuidado adecuado de los animales. Por supuesto, los padres o maestros deben controlar todo el cuidado de mascotas que el niño lleve a cabo. Se debe esperar que los niños cumplan con sus responsabilidades, pero cuando ocurran los inevitables errores, no deberíamos hacer demasiado alboroto; deberíamos simplemente señalar que la mascota cuenta con él.

LAS MASCOTAS SE CONVIERTEN EN AMIGOS
Muchos animales como gatos, perros y conejillos de indias aman el contacto humano y pueden convertirse en el mejor amigo de un niño. Los niños incluso pueden desarrollar fuertes vínculos humanos con animales que no responden, como peces o tortugas. Estas relaciones ayudan a fortalecer las habilidades sociales de los niños, dándoles el potencial de mejorar en el entorno escolar.