Inteligencia Emocional

Una Nueva Forma de Educar a los Hijos.

Muchos profesionales en ciencias sociales creen que los problemas de los niños de hoy pueden explicarse a través de los cambios complejos que se han producido en las pautas sociales en los últimos 40 años, incluyendo el porcentaje de divorcios, la influencia penetrante y negativa de la televisión y los medios de comunicación, la falta de respeto hacia las escuelas como fuentes de autoridad, y el tiempo cada vez más reducido que los padres les dedican a sus hijos.

Aceptando por un momento que los cambios sociales resultan inevitables se plantea entonces la siguiente pregunta: ¿Qué se puede hacer como padres para lograr criar a niños felices, saludables, y productivos?

Inteligencia Emocional

La respuesta es…
CAMBIAR LA FORMA EN QUE SE DESARROLLA EL CEREBRO DE SU HIJO.

En el cerebro da cada ser humano existen centros de control de las emociones y elementos bioquímicos que se estimulan cuando un individuo vivencia las mismas. También está presente el área pensante. Lo que realmente define la Inteligencia Emocional es la interacción de ambas partes. Entonces, al hablar de cambiar la forma desarrollar el cerebro de su hijo se hace referencia a que cada individuo, nace con predisposiciones heredadas a sentir y pensar y que estas pueden modificarse a través de lo que la persona aprende a lo largo de su desarrollo.

Inteligencia Emocional

Por ejemplo, según Kagan, “un niño tímido nace con predisposición a tener elevados niveles de sustancias químicas lo que hace que se sobre estimulen los centros emocionales al reaccionar ante una situación”. Según su hipótesis si enfrentamos a ese niño como padres a constantes desafíos en forma progresiva, este niño aprenderá a enfrentar y superar su timidez. Sus circuitos cerebrales se modificarán logrando de esta forma que el niño reaccione adecuadamente desde el punto de vista emocional.

Por ende, la clave es:
LA FORMA EN QUE LOS PADRES RESPONDEN A LAS CARACTERISTICAS DEL NIÑO

¿QUÉ ES INTELIGENCIA EMOCIONAL?
Salovey y Mayer, definen a la inteligencia emocional como “un subconjunto de la inteligencia social que comprende la capacidad de controlar sentimientos y emociones propios, así como los de los demás, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar nuestro pensamiento y nuestras acciones”.

Este término se empleó para describir cualidades emocionales queparecen tener importancia para el éxito. Estas pueden incluir: la empatía, la expresión y comprensión de los sentimientos, el control de nuestro humor, la independencia, la capacidad de adaptación, la simpatía, la capacidad de resolver problemas en forma interpersonal, la persistencia y el respeto.

El padre perfecto no existe, pero se puede ser un padre “suficientemente bueno” y estos son aquellos que proporcional los ingredientes suficientes para que sus niños cuenten con los elementos básicos del crecimiento social y emocional y brindan las oportunidades para que sus hijos continúen su desarrollo fuera de la familia.

Inteligencia Emocional
Inteligencia Emocional
Inteligencia Emocional

¿CÓMO CONVERTIRSE EN UN PADRE SUFICIENTEMENTE BUENO?
1. Busque ser un padre autorizado, “Los padres autorizados, contrariamente a los padres autoritarios y permisivos, logran equilibrar límites claros con una orientación, pero no ejercen control, dan explicaciones para lo que hacen, permitiendo al mismo tiempo, que los niños contribuyan a la toma de decisiones importantes.

Valoran la independencia de sus hijos, alientan y elogian la competencia” (L. Shapiro)

2. Procure brindar la atención positiva a sus hijos. Esto significa apoyar emocionalmente en forma activa a su hijo. Por ejemplo, para niños menores de 9 años, pueden fijarse periodos de juego donde el ambiente sea espontaneo, de aceptación. Trate de elogiar a su niño por las conductas adecuadas que hace, pero sin excederse en el elogio.

En este tiempo, demuestre interés por lo que su hijo está haciendo, participe en la actividad, describa lo que ve y háblele de sus sentimientos cuando sea posible. Para niños mayores de nueve años, busque compartir actividades recreativas juntos, intercambio de experiencias.

3. Disciplina Positiva: Para desarrollar la inteligencia emocional de sus hijos, usted debe contar con un conjunto de estrategias bien pensadas, previsibles y apropiadas con la edad para responder a las conductas inadecuadas de éstos.

Establezca limites claros y aténgase a ellos. Dele advertencias a su hijo cuando empiece a comportarse de forma no adecuada, no sólo amenace, adviértale lo que no está bien. Esto lo enseña a auto controlarse.

Defina el comportamiento positivo, reforzando la conducta con elogios e ignore que hace por llamar la atención. Eduque a su hijo conforme a sus expectativas, los padres deben hablarle a sus hijos de valores y normas y las consecuencias de los mismos.

Cuando su hijo haga algo que se sabe inadecuado pues hay reglas establecida para ello, aplique un castigo que sea proporcional a la falta, no se exceda ni permita que su hijo vea su debilidad. No utilice la violencia psicológica (insultos, chantajes) ni la física. Trate de usar las siguientes: eliminar un privilegio (ver TV, ir al cine, etc.), sentarlo en un lugar poco atractivo durante un periodo de tiempo, sobrecorregir la falla, hasta que aprenda la conducta adecuada.

4. Estimule a su hijo a aprender como se resuelven problemas. Ayúdelo a identificar el problema, anímelo a plantear soluciones alternativas y respete sus opiniones, trate de que valore las soluciones y escoja una solución al problema. Es adecuado comentar como usted resuelve sus problemas para que los niños tomen ejemplos.

Inteligencia Emocional
Inteligencia Emocional
Inteligencia Emocional

5. Enséñeles a sus hijos a manifestar sus sentimientos y controlar sus emociones. Aliente a sus hijos a verbalizar sus sentimientos como una forma de enfrentar sus conflictos y preocupaciones y satisfacer sus necesidades.

Ayúdelo a que aprenda a escuchar, así podrá desarrollar  relaciones emocionalmente gratificantes. Permítale que conozca técnicas de resolución de conflictos como la negociación y la mediación y de esta manera lograran controlar la agresividad.

6. Aprenda a tener un pensamiento realista. No oculte sus sentimientos ni sus errores, no tema decirles la verdad a los niños.

 

7. Persevere… “Para que su hijo experimente el control, necesario que fracase, se sienta mal y lo intente nuevamente en forma repetida hasta alcanzar el éxito. Ninguno de estos pasos puede evitarse. El fracaso y sentirse mal constituyen la base del éxito y del sentirse bien.” (Sellgman: EL niño optimista)

8. Sea optimista “El optimista cree que los acontecimientos positivos y felices se explican a través de cosas que son permanentes en el tiempo y que ocurrirán en diferentes situaciones. Asume la responsabilidad adecuada para lograr que las cosas buenas sucedan. Si ocurre algo malo, lo considera como algo temporal y específico (Sellgman: El niño optimista).

9. Conozca a su hijo detalladamente, mírelo jugar, relacionarse, nútrase de su personalidad, disfrute de ese ser diferente a usted, descúbralo y adecuado para que su hijo sea feliz.

 

Dpto. de Orientación – Colegio Mi Titá