La Orientación y la Acción Tutorial

Se entiende la orientación y la acción tutorial como una dimensión de la educación. La educación integral pretende el máximo desarrollo de todas las capacidades de la persona. Supone un concepto más amplio que la mera instrucción basada en el aprendizaje y el desarrollo cognitivo. Por lo tanto, la tutoría y orientación deben ocupar un lugar preeminente dentro de esta concepción de la educación integral.

La orientación no debe entenderse como un sistema paralelo al educativo, sino que está absolutamente inserto en el mismo. Solamente con la finalidad de aclarar conceptualmente las ideas que sobre la educación se manejan en los centros educativos y con el objeto de aclarar funciones y delimitar recursos se hace esta distinción. Todo docente, como educador, realiza labores de orientación y tutoría con el alumnado.

La dimensión orientadora de los docentes se sustenta en el hecho de que el aprendizaje humano es sumamente complejo e intervienen en él, no solamente la dimensión intelectual o cognitiva, sino la totalidad de la persona; aprende desde sus experiencias, sus motivaciones, sus expectativas, valoraciones, sentimientos, etc. Por ello, conviene reflexionar sobre la importancia que tiene la orientación y la acción tutorial si se quiere llevar a la práctica una auténtica educación integral.

Líneas y principios de la orientación y de la acción tutorial si se quiere llevar a la práctica una auténtica educación integral.

La complejidad de la labor educativa y su concreción en los centros escolares aconseja que éstos dispongan de recursos especializados para potenciar las labores inherentes a la orientación. Esta realidad no debe llevar a desatender estas funciones por parte del profesorado.

La figura del docente-tutor institucionaliza algunas de estas tareas sin detrimento de las labores tutoriales que debe realizar todo maestro con sus alumnos. Aclarar cuáles pueden ser las labores de los docentes en general, del maestro-tutor y del orientador es un cometido que todos los centros deben exponer en sus planes de orientación y de acción tutorial.

Las labores orientadoras y tutoriales tienen una dimensión técnica, y por lo tanto, son planificables y necesitadas de una sistematización, pero sobre todo tienen una dimensión humana relacionada con el talante humano del cuerpo docente, sus concepciones sobre las funciones como educador, con la necesaria empatía con el alumnado.

La orientación y la acción tutorial:

  • Forman parte de la enseñanza.
  • Es labor de todos los docentes de la institución.
  • Existen figuras más especializadas: el tutor y el orientador.
  • Está presente en toda la vida del centro educativo.
  • Debe explicarse, sistematizarse y organizarse en un plan de orientación y acción tutorial.

 

Dpto. de Orientación – UEP Mi Titá