Las Emociones – 1ra Entrega

Estimadas familias. En esta oportunidad, presentaremos un grupo de boletines relacionados a las emociones, su importancia y cómo manejarlas como personas y como adultos que forman y acompañan a los niños en el proceso de aprendizaje.

¿Qué son las emociones?

Son estados afectivos como respuesta automática, individual a situaciones, o a las personas con las que interactuamos. Esta respuesta, viene acompañada de cambios fisiológicos.

Las emociones tienen una función adaptativa. Están asociadas a experiencias pasadas y creencias. A través del proceso de valoración de una situación, nos ponemos “los lentes” desde lo que percibimos esa situación. Así es como nuestro comportamiento queda condicionado.

De acuerdo a cómo manejemos nuestras emociones, nuestras creencias y pensamientos, interpretaremos nuestro entorno. Una persona consciente de sus emociones y capaz de regularlas, se integrará más efectivamente a su entorno, será más competente para solucionar situaciones cotidianas y por ende se sentirá más confiada en sus recursos, más segura y más feliz.

En la infancia, es el momento en que se aprende fácilmente. El conocimiento de las emociones y su manejo, es primordial.

Un niño que no se entrena en el aspecto emocional y se hace consciente de sus reacciones emocionales, es más vulnerable y carece de estrategias de afrontamiento para las situaciones que se le presentan.

Los padres, maestros y figuras significativas para el niño, podemos ayudar a nuestros niños en esta tarea, apoyándolos para que identifiquen las emociones que experimentan en cada situación, favoreciendo la expresión de sus sentimientos y pensamientos, permitiéndoles contar sus emociones negativas y ayudándolos a regularlas y a tolerarlas.

La acción de reflexionar en cuanto a lo que siente, piensa y puede hacer, le permite al niño sentirse acompañado, guiado por adultos comprensivos que lo ayudan a controlar reacciones no deseadas, poco funcionales, que le impiden tener respuestas adaptativas y con un menor costo emocional.

La escucha activa favorece y garantiza que el niño sienta menos ansiedad ante sus emociones, esto, debido a que se reducen sentimientos de frustración, incertidumbre, culpa y también se reduce la necesidad de explicar su comportamiento a manera de “excusa”, para no ser criticado.

Ayudarlo a serenarse ante emociones negativas y volver a la sensación de tranquilidad, harán que el niño comprenda que las emociones negativas deben regularse para que no afecte nuestra salud y nuestra percepción.

 

Ponerse en los zapatos del otro, ayudarlo a comprender las emociones de otras personas, mascotas y también personajes de caricaturas, o películas, permitirán que el niño practique la empatía y el respeto al otro. Leer cuentos y hablar de los sentimientos de los personajes y laxaciones asociadas, permitirán “ver en el otro” y buscar la mejor respuesta.

La coherencia con la que nosotros como modelos comportamentales de nuestros hijos, manejemos nuestras propias emociones, serán el mejor ejemplo para que ellos copien conductas efectivas en cuanto a los aspectos socio-afectivos.

 

Dpto. de Orientación – Colegio Mi Titá